tarta hormigon armado

inicio > historia > importaciÓn y primeros tanteos

barco

Primer y segundo compartimento del tercer depósito de aguas de Madrid, en construcción.

En: Fritz von Emperger “Hundimiento del depósito de Madrid”. Revista de Obras Públicas, 1907

barco

Slide 2

En: Fritz von Emperger “Hundimiento del depósito de Madrid”. Revista de Obras Públicas, 1907

Slide 3

Slide 4

1893-1902 La importación y primeros tanteos

Desde mediados del siglo XIX se dieron en España los primeros pasos para introducir la construcción con hormigón. Muchos no pasaron de meros ejercicios teóricos, como las propuestas de casas económicas del arquitecto Mariano Belmás o del ingeniero José Antonio Rebolledo. Otros sí se llevaron a cabo, como los puentes de hormigón en masa construidos por el ingeniero de caminos Ricardo Bellsolá en Soria en1866, o el puente de Luchana en Bilbao, reconstruido con hormigón Coignet en 1874 por Pascual Landa. Otra aplicación característica del hormigón en masa fue la construcción de grandes bloques artificiales en las escolleras y diques portuarios, campo abonado para el ensayo con los diferentes cementos y cales hidráulicas del momento.

De los diversos sistemas de hormigón armado inventados y patentados en el extranjero sólo dos triunfaron en sus tentativas de implantación en España, las patentes de Monier y de Hennebique.

Como ocurrió en otros países, la difusión de la construcción hormigonada condujo inicialmente al empleo de refuerzos metálicos en el hormigón y después al hormigón armado. En España, el primero que propuso, ya en1866, reforzar con elementos metálicos las obras de hormigón fue el general de ingenieros Ángel Rodríguez de Quijano y Arroquia.

El uso de estos refuerzos se fue generalizando en diversos elementos de las construcciones, como las traviesas que el ingeniero de caminos José Nicolau utilizó en 1891 en una línea de ferrocarril catalana, las baterías de costa construidas en La Habana por el coronel José Marvá en 1896 o los forjados de un cuartel en Manila, del también coronel Carlos Reyes. A estas obras conocidas se sumaron otras muchas construcciones utilitarias de cuya autoría no queda constancia.

Sin embargo, ninguno de estos ensayos condujo de manera definitiva a la invención de un sistema propiamente dicho de construcción con hormigón armado. Las primeras obras españolas se hicieron con sistemas extranjeros, que iban por delante en el desarrollo de la nueva técnica constructiva, y que se introdujeron en nuestro país en cumplimiento de unas determinadas estrategias empresariales.

De los diversos sistemas de hormigón armado inventados y patentados en el extranjero sólo dos triunfaron en sus tentativas de implantación en España, las patentes de Monier y de Hennebique. Por diferentes caminos y casi simultáneamente, ambas empresas francesas lograron entrar en nuestro país, construyéndose según sus peculiares características las primeras obras de hormigón armado españolas.

 

Content for id "pie" Goes Here