tarta hormigon armado

inicio > historia > 1893-1902: La importación y primeros tanteos > Red de concesionarios y primeros colaboradores

Construcción de un almacén de azúcar en Padrón, La Coruña. 1900

CNAM/DAF/ Cité de l´architecture et du patrimoine/ Archives d´architecture du XXe siècle

Almacén de azúcar en Padrón, La Coruña. 1900

CNAM/DAF/ Cité de l´architecture et du patrimoine/ Archives d´architecture du XXe siècle

Fábrica de Harinas Ugalde y Cía en Rentería, Vizcaya, recién concluida.1903

CNAM/DAF/ Cité de l´architecture et du patrimoine/ Archives d´architecture du XXe siècle

Folleto divulgativo del sistema Hennebique

El sistema Hennebique. Construcciones en hormigón armado. Bilbao, Sociedad Bilbaína de Artes Gráficas, 1901.

Red de concesionarios y primeros colaboradores

De la organización Hennebique formaron parte casi todos los protagonistas de la introducción del hormigón armado en España. A Ribera se sumaron otros técnicos como Mauricio Jalvo, Gabriel Rebollo, Eugenio Grimal, Domingo Fort, Ramón Grotta, Miguel Salaverría o J. Martínez, venido desde Francia para organizar la red en Andalucía. Los otros focos principales de esta primera implantación fueron Asturias y el País Vasco.

Los focos principales de la implantación en España fueron Andalucía, Madrid, Asturias y el País Vasco.

El empresario Manuel Balbás, que en los primeros tiempos figura como “agente general del sistema Hennebique en España”, mantuvo una notable actividad hasta 1902 gestionando contratas en diversas provincias. Una de estas primeras obras fue un almacén para la Azucarera de Padrón, en A Coruña, terminado en 1900.

Domingo Fort, maestro de obras de Bilbao y ayudante del arquitecto municipal Enrique Epalza, entró en la casa Hennebique a finales de 1900 y, gracias a sus buenos contactos, pronto se convirtió en uno de los baluartes de la firma en el Norte de España. De entre sus numerosos trabajos, quizá el más importante, con participación de J. E. Ribera, fue la fábrica de la compañía Harino-Panadera del empresario Juan José Irala, hoy parcialmente conservada y rehabilitada.

Hasta su marcha en 1902, el empresario Eugenio Grimal fue uno de los concesionarios más activos de la organización Hennebique, especialmente en obras del País Vasco y Cantabria. En Haro, en La Rioja, colaboró con Domingo Fort en la construcción de las bodegas de Felipe Ugalde, unos meses antes de dejar la empresa para formar su propia sociedad.

Miguel Salaverría, industrial guipuzcoano dedicado a la fabricación de mosaico hidráulico, trabó contacto con la firma francesa hacia 1896, si bien no fue hasta1901 cuando se incorporó a la misma como su concesionario en San Sebastián. Colaborador de la empresa durante muchos años, desplegó una intensa actividad en el País Vasco y Navarra, tanto en arquitectura industrial, pública y residencial, como en obras de ingeniería. Entre sus primeros trabajos para Hennebique, se cuentan los del coro, pisos y capilla del Colegio de los Maristas en San Sebastián y la gran fábrica de harinas de los Ugalde en Rentería, en 1902.

Ricardo Seco de la Garza, teniente coronel de ingenieros, figuraba en1898, junto con Manuel Balbás, al frente de la primera delegación de la firma en Madrid y, además de defensor de sus aplicaciones militares, fue en general uno de los adalides del nuevo material en sus inicios. Redactó la primera memoria divulgativa de la casa Hennebique en nuestro país.

 

CEHOPU

CSS | HTML5 | © CEDEX - CEHOPU 2010