tarta hormigon armado

inicio > historia > 1903-1910: Empresas y patentes españolas > La primera generación de empresas españolas

Portada de la revista La Construcción Moderna

La Construcción Moderna, num 16 - Agosto 1906

Una patente de J.E Ribera

Oficina Española de Patentes y Marcas. Archivo Histórico. Patente nº 29936

La primera generación de empresas españolas

Al terminar el siglo XIX, Francesc Macià se desvincula de las construcciones de hormigón armado, pasando al arquitecto barcelonés Claudi Durán los derechos para utilizar el sistema Monier. En las dos décadas siguientes Durán impulsará decididamente la introducción del nuevo material en España, con múltiples y variadas construcciones repartidas por todo el país.

Durán utilizó el hormigón armado en nuevas soluciones de arquitectura e ingeniería. En algunas de ellas, colaboró con el ingeniero José Eugenio Ribera, por entonces colaborador de la casa Hennebique, que no dudó en experimentar con el sistema.

Claudi Durán terminó la carrera de Arquitectura en 1888, ejerciendo en sus primeros años como arquitecto en la diócesis de Solsona, en el municipio de San Juan de Horta y en San Martín de Provensals. En estos cargos entraría en contacto con las construcciones de hormigón armado de Macià, con el que es posible colaborara en algunas obras.

En 1899 el arquitecto se había hecho con los derechos de la patente de Monier. Para explotarlos constituyó la empresa “Construcciones Sistema Monier de cemento y hierro; Claudio Durán, sociedad en comandita”, con sede en Barcelona, que ese mismo año se anunciaba ya en el Anuario de la Asociación de Arquitectos de Cataluña.

Aunque sus primeros encargos fueron sobre todo depósitos de agua Durán utilizó el hormigón armado en nuevas soluciones de arquitectura e ingeniería. En algunas de ellas, colaboró con el ingeniero José Eugenio Ribera, por entonces colaborador de la casa Hennebique, que no dudó en experimentar con el sistema. En 1901 Durán construyó con el arquitecto Francisco Lamolla en Lérida dos balsas depuradoras de 4.500 m² de capacidad cada una. Entre sus primeras obras se cuentan también los depósitos para melazas de la Azucarera de Arganda, en Madrid, en colaboración con Ribera, y los de la Ibérica de Zaragoza y de la Industrial azucarera de Alagón, en Aragón.

Además de su actividad como arquitecto constructor, Durán siguió con la fabricación industrial de objetos de cemento armado. En sus instalaciones de Barcelona fabricaba una gran variedad de depósitos, tuberías y otros objetos de hormigón armado (lavaderos, bañeras, escaleras, etc.), que vendía en toda España.

 

CEHOPU

CSS | HTML5 | © CEDEX - CEHOPU 2010