tarta hormigon armado

inicio > El Material > 1903-1910: Empresas y patentes españolas > La primera generación de empresas españolas

Portada de la revista La Construcción Moderna

La Construcción Moderna, num 16 - Agosto 1906

Una patente de J.E Ribera

Oficina Española de Patentes y Marcas. Archivo Histórico. Patente nº 29936

La primera generación de empresas españolas

1748. Primer uso a gran escala del hormigón en las obras del puerto de Toulon, en Francia

La primera aplicación documentada a gran escala del hormigón se dio en la obra de los nuevos diques del puerto francés de Toulon. Para su vertido se diseñó una máquina que el ingeniero B.F. de Belidor describe en su tratado de Arquitectura Hidráulica.

En 1755 durante las obras del tercer faro de Eddystone, J Smeaton inició una cadena de investigaciones que abrieron la senda para el descubrimiento del cemento artificial

1755 - J. Smeaton inicia el estudio científico de los aglomerantes, que aplica en la construcción del faro de Eddystone, en Gran Bretaña

En el siglo XVIII comenzaron a estudiarse las cales, en busca de un aglomerante hidráulico con el que fabricar hormigones que funcionaran como una verdadera piedra artificial. Junto a experiencias como la de J. Loriot o el marqués de La Faye en Francia, destaca la aportación del ingeniero inglés Smeaton, el primero en estudiar el tema con métodos científicos. En 1755 durante las obras del tercer faro de Eddystone inició una cadena de investigaciones que abrieron la senda para el descubrimiento del cemento artificial.

Hormigón en masa

La construcción con hormigón empezó a recuperarse en Europa a finales del siglo XVIII, si bien nunca había sido abandonada completamente. Algunas zonas conservaban la tradición del empleo de morteros y hormigones, a veces entremezclados con técnicas del tapial, y el hormigón sobrevivía como tal en los trabajos de arquitectura hidráulica, como las obras marítimas, utilizándose como aglomerantes la puzolana, la terrase o tarras holandesa, la cendrée de Torunay, el polvo de tejas machacadas, etc.

1790. F. Cointeraux propone en Francia un sistema de construcción, el noveau pisé, basado en el tapial

A finales del XVIII, en la búsqueda de procedimientos de construcción alternativos a las costosas fábricas tradicionales de ladrillo y piedra, comenzó a reivindicarse el tapial, de gran tradición en algunas zonas de Francia o de España, por algunos teóricos de la construcción como el arquitecto J.B. Rondelet (1743-1829), que lo describía como “un procedimiento económico para formar edificios sólidos al abrigo de los incendios”.

F. Cointeraux, maestro de obras de Lyon, dio a conocer en 1790 un nuevo procedimiento constructivo, económico y fácil de ejecutar, que bautizó como nouveau pisé sortant de la main de l´ouvrier, consistente en fabricar bloques de tapial prensados en el suelo, con los que formar los muros y bóvedas de los edificios.

 

CEHOPU

CSS | HTML5 | © CEDEX - CEHOPU 2010