tarta hormigon armado

inicio > El Material > 1903-1910: Empresas y patentes españolas > La primera generación de empresas españolas

Portada de la revista La Construcción Moderna

La Construcción Moderna, num 16 - Agosto 1906

Una patente de J.E Ribera

Oficina Española de Patentes y Marcas. Archivo Histórico. Patente nº 29936

La primera generación de empresas españolas

En la fabricación del hormigón se utilizan encofrados, moldes que sirven de cofre para que la materia plástica introducida en su interior fragüe sin derramarse. El molde tiene la función de trasladar su forma a la pasta vertida mientras va endureciendo. Una vez sólida, normalmente se retira, por lo que el encofrado no es parte constituyente del hormigón aunque sí sea fundamental para su fabricación. Las obras de hormigón se fabrican con encofrados y, por tanto, se puede afirmar que sin ellos el hormigón no existe. Es un elemento auxiliar que, al endurecer el hormigón, podremos o no retirar. Si se retira, se podrá reutilizar en otra obra, como sucede con las cimbras de los arcos, pero también puede servir para una sola ocasión. Lo habitual es que los encofrados sean reutilizables para mejorar su rentabilidad económica.


Lo habitual es que los encofrados sean reutilizables para mejorar su rentabilidad económica.

El sistema de fabricación mediante moldes
ha sido usado en la construcción desde sus comienzos. Son ejemplos de ello desde el pequeño molde que sirve para fabricar los ladrillos de adobe, hasta el complejo entramado de cimbras con el que se construyen las bóvedas. De entre todos ellos, nos interesa resaltar el sistema con el que se hacían las tapias de tierra. Mediante dos tableros llamados tapiales se fabricaba un cajón que era, además, reutilizable. En él se vertía una capa de tierra que se apisonaba para endurecerla. Luego se colocaban nuevas tongadas hasta terminar de llenarlo. Una vez endurecida la tierra, se retiraban los tapiales para confeccionar el siguiente tramo.

El hormigón conserva aún esta condición modular y reaprovechable del tapial. Desmontar
y montar de nuevo era una operación habitual que ya se daba en esas construcciones. Desde sus comienzos, se trató de imitar este arraigado procedimiento debido a la facilidad de su manejo. Sólo hacía falta que con el tiempo se introdujeran las jaulas de hierro del armado, se mejoraran los encofrados de chapa y se perfeccionara la dosificación de la pasta que fraguaría en su interior mediante el uso de materiales tradicionales mejorados.

 

CEHOPU

CSS | HTML5 | © CEDEX - CEHOPU 2010